la gata bajo el tejado del sol ausente

Confidencias de una gata de Chamberí paseando por los tejados del mundo


2 comentarios

Descripción breve. Brief description. Brève description.

15-geniales-frases-para-recordar-al-escritor-Eduardo-Galeano-11

No soy alto ni soy guapo. No me queda un sólo pelo y voy dejando una estela de aroma a paja y mierda desde que nací hace medio siglo. Mis padres son los guardases de una finca de caballos en un pueblo cordobés y yo les he ayudado en la limpieza desde que tengo uso de razón, convirtiéndome con los años en mozo de cuadra especializado en ayudar en la monta de las yeguas.

Ironías de la vida, soy estéril y me llamo Dionisio (mis padres, hijos únicos, pensaron que era de buen augurio llamarme como el Dios griego de la fertilidad). Ni decir que soy ateo. Al casarme, éste tema me obsesionaba, y me produjo impotencia. Hace ya 15 años que en mi cuerpo solo se agrandan mis orejas de soplillo y esta nariz aguileña hinchada y enrojecida por venas rotas. La cual, es la única puntual en llegar a donde vaya, el resto de mi cuerpo orondo llega después, sin prisas. Cansado y al ritmo lento que obliga la vergüenza y el peso de una cornamenta que incrementa su tamaño con cada infidelidad de mi mujer. Tres vástagos lo confirman.

Normalmente soy sensato y perfectamente equilibrado en todo, menos en lo que concierne a los celos. En este aspecto soy increíblemente egoísta y falto de honradez.

Sé reírme de mi mismo. Me muestro siempre feliz y sonriente, incluso cuando lo único que pasa por mi mente son palabras tristes, desoladas, llenas de pesar, y mis ojos azules saltones apenas se vean de tan hinchados que están de llorar. Sólo siento rencor y humillación, pero como buen andaluz sé esconderlo parapetado detrás de un par rebujitos y chistes que se mofan de mi mismo y mis miserias. Ha llegado un punto en el que ya no soy yo quien maneja las riendas de mi vida y permanezco anestesiado intentando olvidar.

-Cómo pueden ver, esta tarde tenemos una nueva persona entre nosotros. Puede usted presentarse- dijo el siquiatra mirándome y señalándome con las manos extendidas.

Salí de golpe del ensimismamiento que me produce morderme las uñas pensando qué decir.

                                                   La Gata de Chamberí

Copiright Beatriz

 

I’m not tall or handsome. I do not have a single hair and I’m leaving a trail of scent of straw and shit since I was born half a century ago. My parents are guardases a horse farm in Cordoba people and I helped them in cleaning since I can remember, becoming over the years specialized in helping young man riding on mares block.

Ironies of life, I am barren and my name Dionisio (my parents’ only child, thought it was a good omen call as the Greek god of fertility). Or say I’m an atheist. To marry, this subject haunted me, and I came impotence. 15 years ago in my body just my protruding ears and this aquiline nose swollen and reddened enlarge broken veins. Which is the only point in getting to where you go, the rest of my plump body comes later, unhurried. Tired and slowly forcing shame and weight of antlers that increases in size with each infidelity of my wife. Three stems confirm.

I’m usually sensible and perfectly balanced at all, except in regard to jealousy. In this respect I am incredibly selfish and dishonest.

I am laugh at myself. I show always happy and smiling, even when all goes through my mind are sad words, desolate, full of sorrow, and my blue eyes bulging just look so swollen that are to mourn. I just feel resentment and humiliation, but as a good Andalusian hide barricaded behind a pair rebujitos and jokes that make fun of myself and my miseries. It has reached a point where it is no longer I who handles the reins of my life trying to forget and remain numb.

As you can see, this afternoon we have a new person in our midst. Can you introduce himself he said psychiatrist and pointing at me with outstretched hands.

I left reverie beat that makes me bite my nails thinking what to say.

La Gata De Chamberí

(Apologize for translation errors that you may encounter).

Je ne suis pas grand ou beau. Je ne ai pas un seul cheveu et je suis laissant une traînée de parfum de la paille et de la merde depuis que je suis né il ya un demi-siècle. Mes parents sont guardases une ferme de chevaux chez les personnes Cordoba et je les ont aidés dans le nettoyage que je me souvienne, devenant au fil des ans spécialisée dans l’aide jeune homme à cheval sur bloquent juments.

Ironies de la vie, je suis stérile et mon nom Dionisio (seulement des enfants de mes parents, pensaient qu’il était un bon appel de présage que le dieu grec de la fertilité). Ou dis que je suis un athée. Pour se marier, ce sujet me hantait, et je suis venu l’impuissance. Il ya 15 ans dans mon corps seulement mes oreilles décollées et ce nez aquilin enflées et rougies agrandir couperose. Qui est le seul point de se rendre où que vous alliez, le reste de mon corps dodu vient plus tard, sans se presser. La honte et le poids du bois qui augmente en taille à chaque infidélité de ma femme fatiguée et forçant lentement. Trois tiges confirmer.

Je suis généralement sensible et parfaitement équilibré du tout, sauf à l’égard de la jalousie. À cet égard, je suis incroyablement égoïste et malhonnête.

Je ris de moi-même. Je montre toujours heureux et souriant, même quand tout va dans mon esprit sont des mots tristes, désolé, plein de tristesse, et mes yeux bleus exorbités suffit de regarder tellement enflés qui sont dans le deuil. Je me sens juste ressentiment et d’humiliation, mais comme un bon masquer andalouse barricadée derrière une paire Rebujitos et des blagues qui se moquent de moi et de mes misères. Il a atteint un point où il est plus moi qui gère les rênes de ma vie à essayer d’oublier et de rester insensible.

Comme vous pouvez le voir, cet après-midi nous avons une nouvelle personne au milieu de nous. Pouvez-vous se présenter il dit psychiatre et en me montrant les mains tendues.

Je suis parti battement rêverie qui me fait me ronge les ongles penser quoi dire.

La Gata de Chamberí

(Présenter des excuses pour les erreurs de traduction que vous pouvez rencontrer).

Copiright Beatriz


Deja un comentario

Los zapatos del otro. Another’s shoes.

plutarco 3

Nos cuenta Plutarco en una de sus historias, que en aquellos tiempos de la antigüedad había un romano que decidió separarse de su mujer abandonándola. Sus amigos le recriminaron por elo, pues no veían claros los motivos de aquel divorcio:
– No es hermosa?- preguntaban.
– Sí. Lo es. Y mucho.
– ¿No es, acaso, casta y honrada?
– Sí. También lo es.
Extrañados, insistían en conocer el motivo que había llevado a su amigo a tomar una decisión tan extrema.

El romano, entonces, se quitó un zapato y mostrándolo a sus amigos, preguntó:
– ¿Es bonito?
– Sí. Lo es – dijeron ellos.
– ¿Está bien construido?
– Sí. Eso parece – todos aprobaron.
Y entonces él, volviéndoselo a calzar, les aseguró:
– Pero ninguno de ustedes puede decir dónde me aprieta.

Plutarco

La Gata de Chamberí

Plutarch tells us in one of his stories , which in those ancient times was a Roman who decided to leave his wife leaving her . His friends reproached by elo , as they saw clear that the reasons for divorce :
– Is not it beautiful ? – Asked .
– Yes it is. And a lot.
– Is not it , perhaps , chaste and honest ?
– Yes. So it is .
Estranged , they insisted on knowing the reason that had brought his friend to take such an extreme decision.

Roman , then he took off a shoe and showing it to his friends, he asked :
– It’s nice?
– Yes. What is – unquote .
– Is it well built ?
– Yes. That seems – all approved .
And then he , volviéndoselo to fit , they said :
– But neither of you can tell where I tightened.

Plutarch

La Gata de Chamberí


1 comentario

Menos es más. Less is more.

el camino

El verano comenzó con muchas dudas, pocas expectativas y mucho miedo a lo desconocido.

Los primeros días seguí surcando mares en mi imaginación. Confiando en que, con el paso del tiempo, las cosas cambiarían y terminaría volando a cercanos o distantes paraísos. La realidad era que me esperaba un verano sin moverme de ciudad.
Aprendí, con el transcurso de los días,  que menos es más. Dejarse llevar por un aire calmo hace que se pueda ver mas allá.
Me envolví en unos días sin existencia de fecha u hora, tranquila, con calma. Observando como templarme,  alerta a mis emociones. Cambiando patrones conocidos por otros nuevos, reforzándome interiormente.

Despertando sin prisas, con besos, acurrucada en su pecho, dormitando despierta.  He gozado con un buen capuchino como jamás lo hubiese disfrutado, entre placer y travesura.
Paseado entre besos y abrazos desperdigados entre callejuelas…
Mesado su barba…

Cuidada, protegida, amada, siempre envuelta en una atmósfera de paz y tranquilidad. Frenando el ritmo frenético de este mundo. Manejando el tiempo. 

Si tuviese que describir el olor de estos días, diría que a chocolate oscuro, a placer inconfesable.

Gracias compañero de camino.

Tu gata

La Gata de Chamberí

Copiright Beatriz

The summer began with many doubts, low expectations and much fear of the unknown.

The first few days I kept plying seas in my imagination. Trusting that, over time, things change and end flying near or distant paradises. The reality was that I expected a summer without moving from town.
I learned, over the days, less is more. Go with a calm air causes you to look beyond.
I wrapped myself in a few days without existence of date or time, quiet, calm. Noting as templarme, alert to my emotions. Known patterns changing with new, reforzándome inside.

Waking unhurried kisses, she curled on his chest, dozing awake. I enjoyed with a good cappuccino as he had ever enjoyed, between pleasure and mischief.
Walked among hugs and kisses scattered among streets …
Mesado his beard …

Cared for, protected, loved, always wrapped in an atmosphere of peace and tranquility. Slowing the frenetic pace of this world. Managing time.

If I had to describe the smell of these days, I’d say to dark chocolate, a guilty pleasure.

Thank you traveling companion.

Your cat

La Gata de Chamberí


1 comentario >

Imagen

Hoy La Gata sale de paseo. Cuando lo hace, suele pasar por una cafetería que le gusta mucho, ya que tiene un gran regustillo a los años 50. Allí se regodea observando el devenir de la gente, mientras se deleita y relame con alguna bebida que un camarero siempre atento, le ofrece nada mas entrar.

Siempre acostumbra a refugiarse de los viandantes a un tranquilo rinconcito algo mas adentro…. una esquinita donde siempre… la encontraba.

Siempre sentada al final, donde nadie advertía o percibía su presencia. Siempre leyendo un libro, siempre saboreando un eterno café.

Parecía no haber prisas, parecía detenerse el tiempo. Siempre parecía esperar, aquello que ni asoma.

¿A qué? ¿A quién?

¿Qué o quién merece tus horas, tu esperanza, tu languidez, tu belleza apagada, tu sonrisa perdida?… 

Una y otra vez la observo, esa candidez, esa melancolía, esa incertidumbre… no parece que nada la vaya a hacer doblegarse al paso del tiempo. Parece que sólo le queda dejar volar las horas.

Nadie sabe que está allí, nadie (por contra) corre a verla. Ni rastro.

Siempre se percibe un cierto temblor en sus manos.

Diríase que cada día vive con absoluta realidad que aquél, será el día.

La Gata de Chamberí

Copiright Beatriz


1 comentario

La leyenda del cacique

 

indio

LA LEYENDA DEL CACIQUE

Hace mucho tiempo, en una tribu india, había un cacique que era muy respetado por todos por su sabiduría y buenos consejos. El cacique tenia una hija a la que adoraba que se llamaba Nuna. Ella tenía muchos enamorados, pero el corazón de la joven le pertenecía solo a uno: Sahen. Sahen era el guerrero mas valiente de la tribu y la joven vivía enamorada de el. Llegó la tarde en la que Sahen se le declaró y Nuna fue la mujer más feliz de la tierra. Desde ese día se hicieron inseparables, todo el tiempo juntos recorrían los prados. Al lado de Sahen, Nuna se sentía la más dichosa de las mujeres y no concebía su vida lejos de su amado. Por fin, un día Sahen decidió ir ante el cacique para pedirle la mano de su hija.
-¿Pero cuál es el apuro por casarse?- le preguntó el cacique.
-Lo que pasa es que nos amamos mucho y queremos vivir juntos toda la vida- agregó Sahen.
-Sí padre- afirmó la joven- Sahen y yo nos amamos y no queremos separarnos jamás, por eso pedimos que nos cases.
El cacique se quedó pensativo ante las palabras de su hija y luego dijo.
-Está bien, mas antes de casarlos necesito que paséis una prueba, necesito que vayáis al bosque y, tú, Sahen quiero que cazes el halcón más fiero que encuentres, y tú, hija mia quiero que traigas el águila más veloz y fiera que haya. Traed esas aves ante mi presencia mañana antes de que el sol se ponga. Si es así, os casaré.

ImagenSahen y Nuna aceptaron y salieron en busca de lo que el cacique había pedido. Al amanecer del día siguiente, llegaron ante el cacique y toda la tribu con las aves. El cacique miró las aves y sonrió, luego pidió a los jóvenes que ataran las patas de las aves con un cordón dorado. Ellos, sin aún saber por qué, ataron a las aves por las patas con el cordón. Luego, el cacique ordenó que las dejaran en el suelo para que las aves trataran de volar. Obviamente las aves hicieron un gran esfuerzo pero no podían volar porque estaban atadas por las patas. Primero trataron de intentarlo abriendo sus alas, pero al ver que no lo conseguían, comenzaron a picotearse entre sí, a dar aletazos y a revolcarse en la tierra con desesperación. Después de una pelea entre ambas, el cacique las desató y ambas volaron rapidamente hacia el cielo azul.

Imagen

Los enamorados no entendían por qué el cacique habia echo eso. Pero éste mirándoles a los ojos les sonrió.
– Espero que hayáis presenciado una gran lección. Al igual que pasó con estas aves también pasa con los seres humanos. Hijos míos, casaos si lo deseáis, mas mi consejo es que nunca os atéis entre sí. Lo más preciado en las relaciones es la libertad, amaos mucho mas cada cual permita que el otro vuele con sus propias alas, o de lo contrario, terminaréis como estas pobres aves, que por estar atadas terminaron por lastimarse mutuamente.
El amor es un sentimiento muy puro y cuando realmente amamos a alguien debemos dejar a esa persona libre, para que vuele con sus propias alas, teniendo siempre la seguridad de que si esta persona nos ama, tarde o temprano volará hacia nosotros.

La Gata de Chamberí


1 comentario

¿Será éste mi paraíso particular?

en bici

¿SERÁ ÉSTE MI PARAISO PARTICULAR?

Por tendencia el ser humano tiende a creer que su felicidad está en tener o hacer unas cosas determinadas. Esto abarca desde un bolso o un reloj, a un deporte, viajar e incluso a personas… parece que nos gusta pensar el día que tenga esto o pueda hacer aquello, seré feliz. Y a la contra, el día que no tenga esto, que no pueda hacer lo otro… seré un desgraciado.

Y jamás calibramos fundamentalmente dos cosas. Una, un segundo después de creer que ya hemos conseguido la felicidad… te viene, por ejemplo, un dolor de muelas impresionante, y todo se esfuma. Dos, tampoco tenemos en cuenta que quedamos vacíos, de repente no tenemos metas y curiosamente parece que el entorno o los complementos no hacen que se sienta uno feliz, o esa persona que amamos y deseamos años no es compatible con nosotros.

cascadas Y podría añadir un tercero, señores y señoras, por ejemplo, les juro que uno no se muere y ahí acaba todo, si ustedes tienen alguna dolencia que no les permite correr o ir al gimnasio. Sólo es una trampa de la mente, a la que los cambios y novedades no le gustan ni un pelo. Lo mismo ocurre cuando te gusta viajar y no puedes, parece que tu ciudad o pueblo o lo que sea se te va a tragar de repente. ¡Vaya agobios que nos pillamos!. Y la realidad es que es una cuestión de actitud.

Si uno necesita algo con urgencia o tiene que actuar de forma responsable ante algo, no le daríamos tantas vueltas a no poder tener o hacer cosas superfluas (ya, ya sé que para quien lo vive así, de superfluo nada de nada). Pero si hay una casa por pagar, unos estudios, un negocio o cualquier otra cosa relevante de verdad…. ni lo pensaríamos dos veces y encima nos produciría un orgullo y satisfacción plenas. Y si lo pensamos así, sí estamos viviendo al segundo, al minuto. Presentes y positivos.

La mente es una encantadora de serpientes, le gusta recordarte lo feliz que eras en el pasado y lo feliz que serás en el futuro si consigues… x, pero normalmente se cuida muy bien de que no vivas en el presente, en tu ahora. 

paraiso 1 (tailandia)

A mí me sucedía con los viajes. De primeras, parecía vivir en la estación siguiente, es decir, en navidad buscaba para semana santa, en semana santa para el verano y en el verano yo ya estaba en navidad.                                                                         La verdad es que es una auténtica locura que te despista un poco de vivir el día a día.

Cada lugar visitado me parecía que, aquél, era mi paraíso particular, pero la realidad es que alegrías y penas o problemas, te los llevas contigo (de hecho es cuando hay más divorcios, justo cuando se supone que estamos de vacaciones y en el lugar perfecto).

Intentaba irme el máximo posible para tener tiempo de empaparme con las gentes, su gastronomía, tradiciones, bailes, vestimentas, etc….

mujeres tailandesas

Y la verdad es que disfrutaba y disfruto de todo ello.

Siempre me preguntaba si podría vivir en aquellos lugares y siempre me despedía con gran pena.                                                                                                                                                            Acostumbraba a irme un rato a la playa y a escribir mis  sentimientos, emociones y contradicciones. Y me desahogaba mirando por ultima vez aquellos paisajes.

escribiendo en la playa

Eran momentos tristes, porque todos salían a       despedirse y porque recordaba que me parecía un sueño a punto de acabar.

En el viaje de regreso no paraba de pensar en el mar, el paisaje, sus gentes, sus amaneceres, sus ocasos, la luna y las estrellas (algo único en cada sitio que he visitado) y, cómo no, esos paseos en bicicleta.

Viajar era laborioso antes de empezar, leíamos guias, las traducíamos, yo lo pasaba a limpio y ahí estaba, una guía a nuestra medida. Y dándole la vuelta a la guía, me servía para escribir un diario, el dia a día.

Para mi eran y son momentos inolvidables, experiencias únicas.

Y mucha actitud a la ida y a la vuelta.

https://www.youtube.com/watch?v=7dKGcg_jBhw (espero que les guste, lo resume todo).

¡Que tengáis un buen Lunes!

La Gata de Chamberí.

Copiright Beatriz


4 comentarios

El tiburón que se comió a la gata

Imagen

Tendría yo unos doce o trece años y pasaba unos días en el mítico e inagotable Benidorm. Me encontraba en la playa de Levante muy cerca del Rincón de Loix. De repente vislumbré en la lejanía, o nos vislumbramos más bien, a un sueco.

Yo de negro zaino y él de blanco rosado impoluto y rubio de cabellos dorados  (creo que es el único rubio que hay en mi historia ja ja ja). El caso es que como acostumbrábamos a colocarnos en el mismo sitio día tras día y, al parecer, su familia tenía la misma rutina, pues, con los días y mirada va, mirada viene… nos terminamos conociendo.

La verdad es que aún hoy me pregunto cómo nos comunicábamos. ¡Ah!, ahora recuerdo, en francés. El caso es que cuando alguien te atrae parece hasta que eres capaz de hablar japonés, ¿verdad?. Pasamos unos días muy inocentes, porque además nos acompañaba su hermano ( yo me busqué una amiga porque sino aquello estaba descompensado). 

Fuimos a una Pizzería muy pequeñita y muy chula, paseamos, les enseñamos los garitos que frecuentábamos en pleno centro de Benidorm, muy cerca del Castillo… en fin, como decía, inocencia.

El caso es que nos caímos bien y nos intercambiamos las direcciones (recordemos que por aquellos años o teléfono fijo o cartas manuscritas). Fue un drama la despedida. Ni en la mejor telenovela ja ja ja. En esos años, y bueno hoy en día, algunas despedidas las vivo de forma desgarradora… aunque la madurez da otra perspectiva, por suerte.

Y pusimos rumbo a Madrid. Durante meses nos estuvimos escribiendo con regularidad y aún no sé cómo me leía en español. Si se preguntan si es que acaso yo leía sueco, no, me escribía en francés como antes mencioné. Pero yo escribía en español.

El caso es que una tarde de invierno de mucho frío, mi padre llegó a casa exultante, tenía algo importantísimo en el portal que enseñarme.

Yo pensé para mis adentros, qué majo, qué detalle, me ha traído al sueco ja ja ja. Además, no dejaba de gritar: “¡Corre, corre, ni te molestes en abrigarte, corre!”. Así que bajé cómo estaba, con subidón pensando en por qué extrañas e incomprensibles razones me lo habían traído y, a la vez, con taquicardia pensando en el encuentro.

Llegamos al portal. Allí no había nadie y mi padre seguía: “¡Corre, corre, abajo!”. Yo pensé: pues qué ganas de que se congele.

Bajé las escalera del portal a punto del ataque cardiaco y me dijo: “Mira” y me señaló al frente. 

Miré y me encontré con un tiburón. Sí, sí, señores, un coche. Aquél coche bicolor que levantaba el morro al arrancarlo. Aquél coche que haría a mi padre visible fuese dónde fuese.

Imagen

Con algo parecido a esto me encontré, pero bicolor, gris y azul, metalizado. 

La Gata se quedó más bien del color del de la foto, en negro. Subí a casa y no sabía qué me hacía más gracia, si mi inocencia o lo que acababa de ocurrir.

Cosas que pasan.

La Gata de Chamberí.

P.D. El tiburón nombrado el auto más bello de la historia por la revista Classic & Sports Car.

Copiright Beatriz