la gata bajo el tejado del sol ausente

Confidencias de una gata de Chamberí paseando por los tejados del mundo


1 comentario >

Imagen

Hoy La Gata sale de paseo. Cuando lo hace, suele pasar por una cafetería que le gusta mucho, ya que tiene un gran regustillo a los años 50. Allí se regodea observando el devenir de la gente, mientras se deleita y relame con alguna bebida que un camarero siempre atento, le ofrece nada mas entrar.

Siempre acostumbra a refugiarse de los viandantes a un tranquilo rinconcito algo mas adentro…. una esquinita donde siempre… la encontraba.

Siempre sentada al final, donde nadie advertía o percibía su presencia. Siempre leyendo un libro, siempre saboreando un eterno café.

Parecía no haber prisas, parecía detenerse el tiempo. Siempre parecía esperar, aquello que ni asoma.

¿A qué? ¿A quién?

¿Qué o quién merece tus horas, tu esperanza, tu languidez, tu belleza apagada, tu sonrisa perdida?… 

Una y otra vez la observo, esa candidez, esa melancolía, esa incertidumbre… no parece que nada la vaya a hacer doblegarse al paso del tiempo. Parece que sólo le queda dejar volar las horas.

Nadie sabe que está allí, nadie (por contra) corre a verla. Ni rastro.

Siempre se percibe un cierto temblor en sus manos.

Diríase que cada día vive con absoluta realidad que aquél, será el día.

La Gata de Chamberí

Copiright Beatriz