la gata bajo el tejado del sol ausente

Confidencias de una gata de Chamberí paseando por los tejados del mundo


1 comentario >

Imagen

Hoy La Gata sale de paseo. Cuando lo hace, suele pasar por una cafetería que le gusta mucho, ya que tiene un gran regustillo a los años 50. Allí se regodea observando el devenir de la gente, mientras se deleita y relame con alguna bebida que un camarero siempre atento, le ofrece nada mas entrar.

Siempre acostumbra a refugiarse de los viandantes a un tranquilo rinconcito algo mas adentro…. una esquinita donde siempre… la encontraba.

Siempre sentada al final, donde nadie advertía o percibía su presencia. Siempre leyendo un libro, siempre saboreando un eterno café.

Parecía no haber prisas, parecía detenerse el tiempo. Siempre parecía esperar, aquello que ni asoma.

¿A qué? ¿A quién?

¿Qué o quién merece tus horas, tu esperanza, tu languidez, tu belleza apagada, tu sonrisa perdida?… 

Una y otra vez la observo, esa candidez, esa melancolía, esa incertidumbre… no parece que nada la vaya a hacer doblegarse al paso del tiempo. Parece que sólo le queda dejar volar las horas.

Nadie sabe que está allí, nadie (por contra) corre a verla. Ni rastro.

Siempre se percibe un cierto temblor en sus manos.

Diríase que cada día vive con absoluta realidad que aquél, será el día.

La Gata de Chamberí

Copiright Beatriz


Deja un comentario

La Aurora Boreal y su leyenda

 

Imagen

Una aurora boreal o polar se produce cuando una eyección de masa solar choca con los polos norte y sur de la magnetósfera terrestre, produciendo una luz difusa pero predominante proyectada en la ionósfera terrestre.

LA AURORA BOREAL Y SU LEYENDA

¿Qué provoca la aurora boreal? La leyenda sami cuenta que un zorro cruza las mesetas árticas e ilumina el cielo con chispas que se desprenden de su cola al arremolinarse la nieve. El término moderno revontulet, el fuego del zorro, se deriva de este mito.
Una explicación científica del fenómeno diría algo como que “el viento solar envía partículas cargadas a la Tierra y, al colisionar con su atmósfera, producen energía emitida en forma de luz”.
La aurora boreal aparece 200 noches al año en la Laponia finesa. Cuanto más al norte vayas, más posibilidades tendrás de verla. Saariselkä, Kilpisjärvi e Inari, junto con el resto de Laponia, son lugares recomendables de Finlandia. En Helsinki y en el sur, la aurora boreal se puede divisar unas veinte noches al año, lejos de las luces urbanas.
¿Cómo y dónde puedo verla?
Para ver la aurora boreal hace falta que haya oscuridad suficiente y cielos despejados, por lo que la mejor época para divisarla es a finales de otoño, el invierno y comienzos de la primavera (de septiembre a marzo). El mejor momento del día es una o dos horas antes y después de la medianoche. El fenómeno podría durar veinte segundos, o varias horas.
“Me habían prometido la aurora boreal. ¿Dónde está?”
Incluso contando con el equipamiento técnico actual, la aparición de la aurora boreal no se puede predecir con certeza. Es un fenómeno que no se puede empaquetar y vender, lo que hace que sea aún más especial. Aparecen para ti, en el momento adecuado y en el lugar apropiado. El Sol y la Tierra dirigen el espectáculo, y cada actuación es única. Los caminos del zorro son inescrutables.
Fuente:www.visitfinland.com

Hay también una interesante cultura popular entre los pueblos que han convivido con estos fenómenos y que tratan de explicar, fuera de planteamientos científicos el origen de estos colores que tiñen los cielos más cercanos al polo norte.

Muchos de estos pueblos relacionan las auroras con el zorro ártico. En países como Finlandia, donde se conoce este fenómeno como ‘revontulet‘, la tradición oral cuenta que este animalillo corre por el ‘lejano norte’ rozando con su cola las montañas, lo que provoca las chispas que se convierten en luces en el cielo. En otras versiones, es la luz de la luna, la que se reflejaba en los copos de nieve que barre la cola del zorro hacia el cielo, y que provoca el juego de colores en el cielo nocturno.

Otros folcklores, como el estonio, recurren a animales marinos como la ballena, para explicar las auroras. Según ancestrales creencias, son las ballenas con sus chorros de agua las autoras de las pinturas en el cielo. Estas tradiciones se han alimentado tanto con el imaginario popular, que en algunas incluso aparece un cocodrilo, seguramente a causa de la desbordante imaginación de unos de los eslabones de la tradición oral, que decidió introducirelementos más exóticos.
El mundo sobrenatural tampoco se escapa a la explicación de las auroras boreales entre muchos pueblos esquimales de Groenlandia. Sus creencias decían que el fenómeno lo provocaban las almas de los muertos que subían al cielo.
Pero, curiosamente, en casi todos los países donde conviven con estos fenómenos, se le otorga a las auroras un significado de augurio, en algunos casos generalizado, y en otros como Polonia son el anuncio de la guerra.
La variedad de las creencias es realmente amplia debido a la multitud de pueblos no comunicados unos con otros que habitan las tierras del norte, desde Alaska, hasta escandinavia. Pero no podemos olvidarnos de uno de sus mito más controvertidos, el sonido de las auroras boreales. Científicamente no se ha demostrado que las auroras tengan sonido, pero muchas culturas le otorgan esta cualidad y no pocos de los que han visto auroras boreales aseguran haber oído susuros silvantes o crujidos. Desde el punto de vista científico sería imposible, ya que el sonido de una aurora tardaría 15 minutos en llegarnos después de haber visto el fenómeno visual, pero si tantas personas las escuchan, quizá estos sonidos puedan asociarse a otro tipo de reacciones físicas. En todo caso, el sonido de las auroras sigue siendo objeto de estudios.
¿Habéis escuchado vosotros alguna vez el sonido de una aurora boreal?

La Gata de Chamberí


1 comentario

Mi Musa

escribir

A veces se va la musa de vacaciones, y por mucho que uno quiera, parece que la inspiración no llegue nunca.

Miro a mi alrededor y todo me resulta conocido, nada llama mi atención.

Los mismos quehaceres, la misma gente, los mismos bares sedientos de público… un día gris, lluvioso, de esos que hacen desaparecer las sombras y aplanan la panorámica.

Pero hasta eso se puede escribir. Me pregunto: ¿no está la musa, o no cojo un bolígrafo de una vez y empiezo a ser consciente de que todo se puede escribir?. Sólo hay que saber buscar la magia de cómo hacerlo llegar. Pregunta tras pregunta imploro su presencia, la llamo.

Siempre está dentro de mí, sale, asoma poco a poco. Tiene sus vaivenes, sus balanceos… sólo hay que dejar que fluya. Tener todo a mano y dejar que todo brote, salga, nazca…

Siempre hay un por qué, un momento en el tiempo para sentarse, coger un bolígrafo (o una pluma, tan adoradas por mí) y dejarse balancear en sus manos.

Escribir, escribir… ¡cuán dulce atadura!

La Gata de Chamberí

Copiright Beatriz


Deja un comentario

Táctica y Estrategia. Mario Benedetti

Imagen

Táctica y Estrategia 

Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos.

Mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible.

Mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos.

Mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos.

Mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple.

Mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.

Mario Benedetti

La Gata de Chamberí